¿Por qué puedes meter una cuchara en el microondas pero no un tenedor?

microondas

El microondas es un aparato que no falta prácticamente en ninguna cocina, y sin embargo está rodeado de misterio para la mayoría de nosotros. Poca gente sabe exactamente de forma teórica que hace un microondas (más allá de “calentar”) y estamos rodeados de información y advertencias infundadas sobre su uso, que suelen ir acompañadas de una explosión: si metes algo de metal el microondas explota, si metes un cd en el microondas este explota, si envuelves algo en papel de plata el microondas explota… Parece que los microondas o su contenido explotan a la mínima, cuando realmente el proceso es mucho más seguro. El de los metales en el microondas quizás sea el bulo más extendido, pero si metemos una cuchara en el microondas se calentará ligeramente sin problema. En cambio, si metemos un tenedor veremos un espectáculo de rayos… que son completamente “benignos” y no harán reventar nuestro microondas. Para entender este curioso fenómeno debemos comprender como funciona un microondas y la diferencia entre cucharas y tenedores (y no me refiero a que una sirve para la sopa y el otro para el filete).

Seguir leyendo ¿Por qué puedes meter una cuchara en el microondas pero no un tenedor?

Anuncios

La ley estadística que permite luchar contra el fraude y aprobar exámenes tipo test

numeros

En los años treinta el físico Frank Benford descubrió una regla estadística que se repetía con frecuencia en todas las bases de datos numéricas que observaba: desde los valores de la bolsa hasta el área de superficie de los ríos. A esta regla se la conoce como ley de Benford y sus aplicaciones en la actualidad son numerosas:, desde destapar fraudes y falseamiento de datos a descubrir nuevos exoplanetas similares al nuestro.

Seguir leyendo La ley estadística que permite luchar contra el fraude y aprobar exámenes tipo test

¿Por qué el inglés es el lenguaje internacional de la ciencia?

einstein

Para ser científico es imprescindible hablar inglés, o al menos saber leerlo y escribirlo. Esto es debido a que el 98% de los resultados científicos que se publican en la actualidad se hace en inglés, independientemente del país en el que se produce la investigación. Más de un científico se habrá pasado noches peleando con la gramática inglesa para publicar su resultado y se habrá preguntado: ¿por qué en inglés?. No es el idioma más hablado del mundo (ese es el chino) y curiosamente la causa no tiene relación con Estados Unidos ya que los trabajos se publican por norma en ingles británico. El predominio del inglés en la ciencia responde a razones históricas más profundas.

Seguir leyendo ¿Por qué el inglés es el lenguaje internacional de la ciencia?

Dime qué idioma hablas y te diré cómo aprendiste a contar

dosbotones

Se nos olvida con frecuencia que las matemáticas son una ciencia creada por nosotros. Todas las operaciones (sumar, restar, multiplicar o dividir) han sido concebidas para tratar de plasmar en un papel situaciones que observamos en el mundo real. Sumar y multiplicar implica acumulación de objetos, restar implica la eliminación de objetos y dividir implica su repartición. Los números son entes abstractos, que no “existen” en la naturaleza (sin embargo, la naturaleza puede realizar “operaciones matemáticas” con sus componentes, como sucede en las plantas que saben dividir).

Aun así, nuestro cerebro tiene unos ligeros conceptos matemáticos integrados de forma temprana en todos nosotros. Aunque con cuatro años la mayoría no sepamos sumar y restar, si sabemos contar hasta cuatro objetos. Para números mayores de cuatro aprendemos en la escuela técnicas de conteo: el típico uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis… Gracias a que aprendemos a contar somos capaces de manipular números mayores, pero el mecanismo detrás de este contaje innato hasta cuatro sigue siendo relativamente desconocido. A lo largo de nuestra vida aún nos quedan rastros de este “conteo inicial”, por ejemplo, somos capaces de reconocer la cantidad de objetos de un solo vistazo en una escena siempre y cuando sean cinco o menos. Para números mayores necesitamos detenernos a contar.

Seguir leyendo Dime qué idioma hablas y te diré cómo aprendiste a contar

¿Por qué soñamos lo que soñamos?

sueño

Dormir es uno de los procesos más apasionantes y lleno de incógnitas que realiza nuestro cerebro de forma cotidiana. Si conectas electrodos a la cabeza de un voluntario dormido para detectar las señales eléctricas de su cerebro (método llamado encefalograma) se observa un extraño proceso que varía a lo largo de la noche: primero nuestro cerebro empieza a sincronizarse y todas las neuronas que lo forman comienzan a disparar señales eléctricas de manera simultánea. Este ritmo global aumenta o disminuye según nuestro estadio de sueño. Pero existe otra fase completamente diferente, llamada fase REM, que sucede cuando el ritmo aumenta hasta casi despertar: en ese momento las pupilas de nuestros ojos comienzan a moverse, y el registro eléctrico del cerebro es parecido al que se produce cuando estamos despiertos, pero seguimos dormidos. Comienza un sueño.

Seguir leyendo ¿Por qué soñamos lo que soñamos?

¿Cómo predicen terremotos los animales?

terremotoperro

Los terremotos son una de las catástrofes más estudiadas por los científicos. Si tenemos en cuenta la cantidad de daños personales y materiales que causan junto con nuestra baja capacidad de predecirlos, se vuelve un reto científico en sí mismo. Ahora tenemos mucha más información sobre su naturaleza que hace décadas, sabemos de la existencia de que terremotos lentos que pueden durar meses y teorizamos si son capaces de generar minas de oro. Pero a pesar de todo seguimos siendo incapaces de predecirlos a largo plazo, lo que sería útil a la hora de evacuar poblaciones (actualmente podemos avisar de un terremoto minutos antes de que suceda, y eso con suerte y si el epicentro está alejado). Para buscar pistas en la predicción de terremotos deberíamos fijarnos en los animales, que tienen fama en ser capaces de predecirlos incluso días antes de que sucedan…pero ¿es esto cierto? ¿O solo nos encontramos ante una casualidad?

Seguir leyendo ¿Cómo predicen terremotos los animales?

¿Qué pasaría si meto la mano en un acelerador de partículas?

lhccern

En ocasiones anteriores hemos hablado de la utilidad de los aceleradores de partículas en la investigación científica. Estos instrumentos son capaces de hacer chocar dos átomos a gran velocidad, hasta llegar a un 99.99% de la velocidad de la luz (velocidad alcanzada por el LHC del CERN, el acelerador de partículas más moderno en la actualidad). Un choque entre átomos a esta velocidad aporta energía suficiente para fusionar átomos creando elementos nuevos, o detectar qué partículas forman un átomo comprobando los restos del “accidente”.

Y ahora vamos a formular una pregunta interesante e inquietante: ¿qué pasaría si metiese la mano en medio del haz de átomos cuando alcanzasen la máxima velocidad? (Como pequeño adelanto: no lo hagas).

Seguir leyendo ¿Qué pasaría si meto la mano en un acelerador de partículas?

Atrévete a conocer la ciencia que te rodea