Publicaciones con Medciencia y el Manifiesto Divulgador

Traslado

Mantener un blog de divulgación científica no es fácil. Cada artículo que podéis leer aquí ha requerido tiempo y esfuerzo. Algunos artículos llevan detrás todo un trabajo de investigación, redacción y corrección, haciendo que a veces puedas acostarte a altas horas de la madrugada.

El blog ha entrado estos últimos seis meses en un hiato, sin embargo, realmente no he dejado la divulgación, al revés, he tratado de mejorar mis habilidades. En Agosto me puse en contacto con Roberto Méndez, redactor jefe de un blog colectivo de divulgación científica llamado Medciencia. En el blog tienen diferentes redactores para diferentes categorías científicas y me he estado encargando estos seis últimos meses de publicar artículos relacionados con Bioquímica, Química y prácticamente cualquier cosa que me resultara curiosa (digamos que tienen paciencia conmigo).

No quiero abandonar el blog así que he decidido imitar a los redactores de Naukas, como buen ejemplo a seguir y realizaré publicaciones en paralelo. Es decir, mis artículos primero se verán publicados en Medciencia y pasado un tiempo se verá publicado aquí. Pensadlo como una cuenta premium: si visitáis Medciencia podréis leer mis artículos antes y disfrutar de esa gran plantilla de divulgadores que trabajan detrás del blog. Aquí disfrutaras solo de mis limitados artículos, así que ¡pasaros a Medciencia!

Como tema adicional, últimamente publico más de lo que esperaba y me he planteado un Manifiesto Divulgador, una declaración de intenciones que seguiré cada vez que escriba un nuevo artículo para realizar la divulgación científica que yo considero de calidad. Las bases de este manifiesto estarán en otra de las secciones de arriba.

Manifiesto Divulgador

Para hacer una divulgación que considero de calidad, prometo:

  • No ver la ciencia como algo difícil y aburrido que necesite ser decorado. A algunos periodistas les aburre la ciencia (algo lógico, si les gustara serían científicos) y se nota. Hacen parecer que la ciencia es difícil y aburrida y para hacerlo interesante hay que recurrir a aderezos varios. La ciencia es increíble, mientras lees estas páginas hay miles de investigadores trabajando en la cura de diversas enfermedades, desarrollando robots del tamaño de un glóbulo rojo para introducirlo en tu sangre o descubriendo ecuaciones matemáticas capaces de explicar cómo se desarrolla una epidemia. Yo soy científico (o algo similar considerando la situación científica de España) y la ciencia no es difícil, siempre que entiendas las bases de la misma. Lee y compruébalo.
  • Favorecer el espíritu crítico en las noticias científicas. Explicare esto lentamente en un post, pero considero que uno de los mayores canceres de la divulgación son los estudios epidemiológicos mal hechos. Estos estudios encuentran relación matemática entre dos factores cualquiera y automáticamente buscan una causa de la misma. Por ejemplo, una noticia hablaba de la relación entre número de Premios Nobel y consumo de chocolate en cada país. Cuanto más Premios Nobel tenía un país, más chocolate se comía en el mismo. ¿Significa que el chocolate nos vuelve más inteligentes? Piénsalo así: si eres el único de España que no consume chocolate y ganas un premio Nobel, España aparecerá en un puesto diferente por tu culpa, esto es un caso de falacia ecológica, en la que consideramos la población en vez de a los individuos. Caer en estas falacias es habitual y próximamente hablaré de este tipo de casos.
  • Explicar las pseudociencias…para demostrar que no existen. Sé que habrá gente que crea en ello, pero hay que entender que la homeopatía es sólo agua y azúcar, las Power Balance son pulseras de plástico y no hay nada similar a una energía interna distribuida entre 8 puntos chacras. No es una opinión personal, es un hecho; para mí es similar a que vosotros tratéis de convencerme de que el cielo es amarillo. Las pseudociencias son falsas y puedo explicar por qué no funcionan.
  • Poner siempre las fuentes de las noticias. Es un acto de reconocimiento con la fuente original, y siempre compruebo la calidad de los resultados científicos que expongo. A veces señalaré fuentes más inalcanzables para algunos, como artículos de investigación o libros científicos; pero otras veces citare algún periódico digital o una página institucional. De manera que puedas comprobarlo y no creerme sin más. Creerme sin cuestionarse lo que digo es cosa de fe, no de ciencia.
  • Dejar una puerta abierta a aprender más. Los conceptos más centrales de los artículos suelen estar enlazados a Wikipedia para poder acceder a una definición del mismo si no sabes de que hablo. Además, las fuentes del final son una invitación a entender más sobre el campo. Por supuesto, también puedes contactar conmigo a través de los comentarios y te puedo pasar más información.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s