Ciencia Fringe: Eterna juventud

En el segundo capítulo de Fringe (1×02 La historia de siempre), y en un capitulo mas posterior (3×07 Abducción), el protagonista del capitulo es un hombre que consigue mantener la juventud capturando a victimas y drenando su glandula pituitaria. (Probablemente con ideas como esta Fringe nunca sea un programa de horario infantil).

No hace falta decir que comerse la pituitaria de la persona que tengas al lado no retrasará tu envejecimiento (unicamente provoca una hipertensión pasajera), pero la idea de obtener la eterna juventud siempre ha sido un sueño perseguido en el mundo de la ciencia. El mayor descubrimiento en este campo y que ha abierto esperanzas es el descubrimiento de los telómeros y el mecanismo de la telomerasa. Esto valió el premio nobel de medicina a los científicos Elizabeth H. Blackburn, Carol W. Greider y Jack W. Szostak en 2009 por sus trabajos sobre la actuación de estos mecanismos en el proceso de envejecimiento.

Antes de meternos de lleno en el mundo de los telómeros y la vejez, vamos a pensar un poco en que definimos como envejecimiento.

Las bacterias y las células de nuestro cuerpo se dividen de manera asexual; esto es, una célula madre duplica su material genético (su ADN), crece y acaba dividiéndose en dos células hijas idénticas a la madre, cada una con una copia del ADN materno. Sin embargo, hay una gran diferencia en este proceso en células humanas y en bacterias: la bacteria es capaz de duplicarse todas las veces que quiera de manera ilimitada y nuestras células tienen un tope de divisiones: se dividen un determinado número de veces y automáticamente mueren. En nosotros la muerte por vejez se produce cuando nuestras células llegan al límite de divisiones y comienzan a fallar.

La causa de esta limitación reside en el mecanismo de duplicación del ADN: este mecanismo (basado en la ADN polimerasa) tiene como defecto que deja los extremos sin duplicar; por lo que en cada división de nuestras células el ADN se acorta un poco hasta empezar a afectar a información importante para la célula, dando su muerte.

¿Y por que las bacterias no tienen este problema? Aunque tengan un mecanismo de duplicación de ADN diferente, este problema de acortamiento de los extremos también debería producirse, pero su ADN es circular ¡por lo que no hay extremos!

Nuestras células no pueden permitirse perder información de ADN importante que se sitúe en los extremos; por esto existen unas repeticiones en los extremos que no almacenan información y que son perdidas en cada división (cada división pierde una repetición). Estas secuencias se llaman telómeros. En caso de los seres humanos, la secuencia que se repite es TTAGGG y se calcula que esta repetida unas 2000 veces al nacer.

Se puede decir que al nacer empezamos a envejecer. Cuando nacemos tenemos unos extremos teloméricos de 2000 repeticiones; pero a medida que crecemos y a lo largo de nuestra vida los extremos teloméricos se van acortando hasta desaparecer. Cada célula se divide a una velocidad diferente; por lo que ahora mismo las células de tu tejido pulmonar son más jóvenes, y por lo tanto, conservan telómeros mas largos; que las células de tu piel, que se dividen más rápido y tienen telómeros mas cortos. Por eso al envejecer lo primero afectado es la piel y vienen las arrugas.

Nos falta un detalle importante: ¿Qué pasa antes de nacer? Un espermatozoide fecunda un óvulo y se forma un cigoto; que tras un alto número de divisiones acaba por formar el feto humano. Durante todo este proceso el número de repeticiones en el telómeros se mantiene constante; si empezáramos a perderlo tras la fecundación nuestra vejez sería mucho más prematura de lo que actualmente es.

Los investigadores descubrieron en la década de los 80 a la telomerasa: esta proteína únicamente se expresa en estado embrionario y permite la duplicación de los extremos, actuando  como protector de los telómeros manteniendo su número de repeticiones en cada división.

Pero aunque esta telomerasa solo se expresa en estado embrionario; durante toda nuestra vida mantenemos este gen silenciado. Si conseguimos modificar nuestras células para que se exprese de nuevo, podríamos aumentar nuestra longevidad. El 28 de noviembre de 2010, Nature publicó una investigación prometedora: se ha probado a expresar este gen en ratones adultos y el resultado ha sido una reversión de  todos los efectos del envejecimiento. Precisamente el efecto rejuvenecedor que aparece en Fringe.

Sin embargo, esta idea tiene puntos débiles: la telomerasa suele expresarse en las células cancerosas promoviendo la formación del tumor. Ten en cuenta que un cáncer es una repetición descontrolada y veloz de una célula, si la telomerasa no llegara a expresarse, el cáncer se encontraría con el tope de repeticiones demasiado pronto. Por eso mismo los ratones (o los humanos) que expresaran telomerasa rejuvenecerían pero aumentarían mucho la probabilidad de tener un tumor.

Actualmente se busca la manera de expresar nuestra propia telomerasa en el ser humano; si se consigue se calcula que nuestra esperanza de vida sea mayor a 100 años. Y es una revolución que se calcula que se conseguirá pronto, probablemente tu consigas vivir más de 100 años, y todo sin la necesidad de comerse ninguna glándula pituitaria.

Anuncios

Un pensamiento en “Ciencia Fringe: Eterna juventud”

  1. Aditaciones pares extras genes telomerasa, actívina, bcl-2 (crecimiento de tejidos), etc. otorgan la juventud eterna por consustanciaciones. Las administraciones de sus proteínas sintetizadas-etc. tambien rejuvenecen-dotan de juventud eterna.

    Administraciones proteínas de cultivos de células madres pluripotenciales y totipotenciales también rejuvenecen-dotan de juventud eterna; y más recomendables que las inyecciones de tales células. Proteínas de otras células madres en combinaciones-etc. también pueden emplearse.

    Etc.; y también dispone la humanidad de técnicas a sus alcances para rejuvenecerse-permanecer jóvenes por la eternidad, como la multiactivación celular, en empleo de la temperatura, etc., en empleo de las hormonas anabólicas, en empleo de la vejiga del cerdo con familia de proteínas rge (regeneradoras), etc., y en amplías difusiones juntos a las genéticas y por los buscadores, redes sociales, etc. en la internet.

    En rejuvemultiactivac, rejuvetemperatura, etc., proteína rge cerdo, etc. en la internet, pueden encontrar numerosas webs, etc. con los detalles empleos, etc. de las técnicas.

    Gahb, ingeniero geofísico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s